Por Enrique Peña Nieto

La Habana, Cuba.

Grandes mujeres y hombres han forjado el alma latinoamericana. La vida y obra de libertadores como Simón Bolívar, José María Morelos o José Artigas; así como de pensadores y poetas universales como José Martí, Octavio Paz o Mario Benedetti, son fundamentales en nuestra identidad.

Precisamente, uno de estos luchadores sociales es nuestro amigo Don José Mujica, Presidente de la República Oriental de Uruguay; quien, desde su temprana juventud y con una utopía en mente, asumió la vocación de transformar a su país. Su experiencia y filosofía de vida, lo hacen uno de los más grandes estadistas del siglo XXI.

Por ello, este día ha sido un gran honor imponer al Excelentísimo Señor José Alberto Mujica Cordano, la Condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca, el máximo reconocimiento que el pueblo de México otorga a quienes han realizado grandes aportaciones en el porvenir de nuestra Nación y del mundo entero.

Uno de los mensajes más importantes de nuestro homenajeado, es que tenemos que seguir soñando y creando, día a día, la región audaz, moderna y competitiva que anhelamos. Nuestro mayor agradecimiento por ser un verdadero amigo y un gran aliado de los mexicanos.

Estoy seguro de que Uruguay y México serán actores responsables y proactivos, en la construcción de una región latinoamericana más fuerte, unida y próspera.

El Presidente de Uruguay ha sido un luchador social y un impulsor de innovadoras políticas públicas contra la pobreza y la desigualdad.

— Enrique Peña Nieto (@EPN) enero 29, 2014