Por: Enrique Peña Nieto

Hoy rendimos un merecido homenaje a Jacobo Zabludovsky por sus 70 años de carrera periodística. Lo felicitamos justamente en el Centro Histórico de la Ciudad de México, lugar emblemático donde vivió, creció y estudió.

Como Presidente de la República, reconozco en Jacobo ─como todos lo conocemos─ a un periodista comprometido no sólo con la capital del país, sino también con México e Iberoamérica.

Él ha sido testigo y relator, pero también partícipe de los sucesos que han marcado la historia contemporánea. Ha enseñado que el derecho a disentir y la posibilidad de coincidir son dos atributos esenciales de una sociedad democrática.

En la radio, la televisión y los medios impresos, ha hecho escuela con su forma sencilla, directa y concisa de transmitir las noticias.

Durante siete décadas, su nombre ha sido sinónimo de noticia y un referente obligado en la memoria periodística de México, de América Latina y del mundo.

Reitero mi felicitación a Jacobo Zabludovsky por su brillante y fructífera trayectoria de 70 años, al servicio de los mexicanos.