Por Enrique Peña Nieto

Uno de los principales propósitos de la Reforma Energética es facilitar el uso de fuentes limpias de energía, porque nuestro país tiene un gran potencial en este tipo de energías renovables, como lo son la hidroeléctrica, eólica, geotérmica, biomasa, biogás y la solar fotovoltaica.

Hoy, México dio un gran paso en materia de energías limpias. En Baja California Sur, inauguramos la central fotovoltaica más grande de México y la segunda de Latinoamérica, con 132 mil paneles solares.

Con la puesta en operación de este complejo, se duplicará la capacidad para generar energía fotovoltaica en México ya que  esta planta incrementa de 37 a 76 megawatts la capacidad instalada.

En particular, estas instalaciones permitirán que el suministro de electricidad sea más confiable y seguro, para la industria y hogares de Baja California Sur, además de que contribuirán a atenuar el cambio climático, al evitar la emisión de 60 mil toneladas de bióxido de carbono al año.

Sin ninguna duda, ésta es una inversión estratégica en la infraestructura de este estado, que impulsa la actividad económica, genera empleos y fomenta el desarrollo integral.

En Baja California Sur inauguré la Central Fotovoltaica Aura Solar I, que beneficia a 95 mil habitantes de la región pic.twitter.com/uiHzURpgfT

— Enrique Peña Nieto (@EPN) marzo 27, 2014