Por Enrique Peña Nieto


Hoy, en el 10º Aniversario de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, reitero mi compromiso por un México Incluyente y en Paz, donde se garantice la igualdad y la no discriminación para todas las personas sin distinción.

El Primero Constitucional establece que todas las personas gozarán de los mismos derechos, por lo que es condición y obligación de todas las autoridades, en el ámbito de sus propias competencias, promover, proteger y garantizar los Derechos Humanos, sin discriminación.

La democracia en México debe tener como horizonte construir la igualdad en todos los espacios. Por ello, el Gobierno de la República trabajará por la No Discriminación de manera transversal en todas sus tareas, mecanismos e instituciones.

En este aniversario, reconozco también el legado de Don Gilberto Rincón Gallardo, y confirmo mi voluntad democrática de erradicar de México toda forma de exclusión, de desigualdad y de discriminación. Ese es el México que mandata nuestra Carta Magna, y el que merecen todos los habitantes de esta diversa y gran Nación.