Por Enrique Peña Nieto

Hoy inauguré el Hospital Nacional Homeopático. Esta unidad hospitalaria sustituye al antiguo Hospital Homeopático, y se invirtieron poco más de 761 MDP.

Estas nuevas instalaciones beneficiarán a más de un millón y medio de habitantes del Distrito Federal y estados vecinos.

Su construcción y equipamiento forman parte de la respuesta institucional del Gobierno de la República a la demanda ciudadana, de contar con servicios de salud modernos, cercanos y profesionales.

Lo más relevante y lo que distingue a este Hospital de cualquier otro, son dos características:

Primera: Es un Hospital que incorpora la práctica de modelos clínico-terapéuticos complementarios, como la homeopatía.

Es decir, además de la atención médica habitual, sus pacientes reciben un tratamiento natural que estimula a su organismo, a generar su propia curación.

Segunda: Cuenta con un Centro de Enseñanza e Investigación Aplicada en Biomedicina.

En esta unidad de estudios, se reforzará la investigación y docencia de los modelos clínico-terapéuticos complementarios, especialmente de la Homeopatía, en la que México tiene una amplia tradición de más de un siglo.

Para el Gobierno de la República la salud es la primera y la más importante condición para el desarrollo y bienestar de las personas. Un México saludable es sinónimo de un México más incluyente, fuerte y próspero.