Por Enrique Peña Nieto

El Derecho es la base de la convivencia entre particulares; estructura al Estado y protege a las personas frente al poder público.

Por ello, desde el Palacio Nacional, esta mañana promulgué la Nueva Ley de Amparo, uno de los avances legislativos más relevantes en los últimos años, porque moderniza y vuelve a poner a la vanguardia, a una de las figuras jurídicas más prestigiadas de México.

La Nueva Ley de Amparo es un mérito de todo el Estado mexicano y un gran esfuerzo conjunto de los Poderes de la Unión. Seguiremos buscando los acuerdos que nos permitan transformar a México en una Sociedad de Derechos.

Es una muestra más de que México se está transformando, para contar con más y mejores instituciones que nos permitan consolidar el Estado Constitucional y Democrático de Derecho que anhelamos.

Con la Nueva Ley de Amaro, en México los Derechos Humanos previstos en los tratados internacionales serán objeto de protección directa, además de que  con la inclusión de novedosas figuras y conceptos jurídicos, un Juicio de Amparo será más accesible para todas las personas, expedito y con mayor amplitud en sus efectos de protección.

La adecuación de nuestro marco jurídico sigue su marcha. Con nuevas y mejores leyes, juntos, estamos moviendo a México.