Por Enrique Peña Nieto

Esta semana, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebramos cinco años de la creación de la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA). Esta coalición internacional ha reinventado la manera de hacer gobierno, reconociendo la importancia de entablar una nueva relación con los ciudadanos basada en la colaboración.

En los últimos años, la Alianza ha crecido de ocho a 70 países y ha promovido una verdadera transformación de los gobiernos, a través de la implementación de Planes de Acción basados en la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana y la innovación.

México se convirtió en el primer país en cumplir con el 100% de los compromisos de un Plan de Acción. Además, como presidente de la Alianza, durante el periodo 2014-2015, trabajamos para que el gobierno abierto se convirtiera en un habilitador de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Para ello, impulsamos la Declaración Conjunta de Gobierno Abierto y los ODS, que hoy ha sido adoptada por más de 50 países y 90 organizaciones de la sociedad civil.

Además, en México hemos llevado el gobierno abierto mucho más allá de los Planes de Acción, logrando cambios duraderos que han sido posibles gracias a la colaboración con la sociedad civil. Esto es un reflejo de que nuestro país tiene una sociedad cada vez más crítica, más participativa y más demandante. Por eso, el camino hacia el futuro es claro y se llama gobierno abierto.

Para avanzar por este rumbo, México cuenta con dos nuevos pilares institucionales: el Sistema Nacional de Transparencia y el Sistema Nacional Anticorrupción. Estos pilares representan la mayor transformación estructural de nuestra historia, en favor de la honestidad, la integridad y la rendición de cuentas en el servicio público.

Con el Sistema Nacional de Transparencia, se cumple el mandato constitucional que garantiza el derecho ciudadano a la información pública de cualquier autoridad gubernamental, de los tres Poderes y de aquellas instituciones que reciben fondos públicos, incluidos partidos políticos y sindicatos.

Por su parte, con el Sistema Nacional Anticorrupción ―que será presidido por un ciudadano―, se han adoptado las mejores prácticas internacionales para prevenir, detectar y erradicar la corrupción, con un enfoque integral.

A partir de la puesta en marcha de ambos sistemas, México ha dado un paso decisivo para reconstruir la confianza ciudadana en sus autoridades y en sus instituciones.

A estos avances, se suman las políticas y herramientas que hemos desarrollado en la Alianza para el Gobierno Abierto ―como el Estándar de Datos de Contrataciones Abiertas, la Red México Abierto y los principios de transparencia fiscal y de industrias extractivas―, que también contribuyen a la lucha contra la corrupción.

México vive momentos de cambio. Es fundamental entender que el gobierno abierto es una nueva realidad que se debe impulsar con creatividad, con acciones concretas y con el trabajo conjunto entre la sociedad civil y el gobierno.

Texto publicado por El Pais.