Por Enrique Peña Nieto

Quiero compartir de manera muy puntual y muy breve el balance de mi gira gira de trabajo por China y Australia.

Primero participé en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, APEC, en China, un foro que reúne a las principales economías de la cuenca, precisamente del Pacífico, tanto de la región de Asia como de América. El acuerdo fundamental tomado en esta reunión fue seguir impulsando la apertura comercial y los acuerdos regionales como el de la Alianza del Pacífico.

Segundo: De los varios países que estuvieron presentes en APEC, en China, solamente dos tuvieron visita de Estado en China: México y Estados Unidos. Esto, sin duda, significa una deferencia para México; significa el reconocimiento y la voluntad mostrada por el Gobierno de China para avanzar en lo que nos trazamos desde el inicio de esta Administración para acercar más a nuestros países, para un mayor comercio y mayor cooperación en distintos ámbitos.

Y, finalmente, la Cumbre de Líderes del G20, el espacio más importante que se da en el orden mundial, que reúne a los principales Jefes de Estado y de Gobierno de las 20 economías más grandes del mundo.

El tema en esta Reunión de G20 fue fundamentalmente impulsar el crecimiento económico de los países que, por cierto, generan más del 85 por ciento del Producto Interno Bruto; cada Nación, así como México debe asumir sus propios esfuerzos, emprender reformas y cambios estructurales que permitan acelerar nuestra o sus economías.

Así, queda demostrado que somos un país abierto al mundo, un país en donde la derrama económica, los empleos que se generan, dependen en buena medida del crecimiento global. Esa es la trascendencia y la importancia de estos espacios y de estos foros. México reafirma así su posición para establecer un mayor comercio global para tener mayor crecimiento económico, palanca efectiva, la más eficaz, para combatir la pobreza.