Enrique Peña Nieto
Presidente de México

Es un honor para mí estar en la República del Perú, como invitado a la ceremonia de Transmisión del Mando Supremo. Reconozco en el Presidente Ollanta Humala a un político visionario, pragmático y audaz, que condujo al Perú por el camino del desarrollo y la prosperidad.

Por sus logros, su convicción democrática y su vocación de servicio, tiene el respeto de los mexicanos. Durante su gobierno, Perú mantuvo un crecimiento económico importante, pese a la complejidad internacional, y fue un factor de equilibrio clave en la región.

Estoy seguro de que, durante la administración del Presidente Pedro Pablo Kuczynski, habremos de mantener el excelente nivel que la relación bilateral ha alcanzado en los últimos años y podremos consolidar la hermandad que nos une.

Desde hace casi dos siglos, Perú y México cultivamos una entrañable amistad. Si observamos nuestro pasado, podemos reconocer que nos une una rica historia común, herencia de importantes civilizaciones prehispánicas. Hoy en día, los vínculos entre nuestros países pasan por su mejor momento.

Actualmente, Perú es el quinto socio comercial de México en América Latina y el Caribe, con un comercio bilateral que rebasó los 2 mil 300 millones de dólares en 2015. En 2014, acordamos profundizar el diálogo político y fortalecer los lazos culturales y económicos, así como la cooperación en temas de la agenda común. Con ello, hemos abierto un capítulo de cercanía entre ambos países que se traducirá en nuevos proyectos y convergencias, en beneficio de nuestros pueblos.

De hecho, justo cuando movimientos aislacionistas tomaron fuerza en algunas partes del mundo, Chile, Colombia, Perú y México hemos apostado por la unión. Juntos, hemos proyectado a la Alianza del Pacífico (AP) como una verdadera plataforma de integración regional, basada en la apertura económica y la inclusión. Estamos convencidos de que el camino es abrir y no cerrar puertas, y avanzamos con firmeza hacia la libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales.

Por sus alcances, este mecanismo es el proceso de integración más amplio, más profundo y más innovador en la historia de América Latina. Y bajo la Presidencia Pro Témpore del Perú, hemos reforzado la interacción con los países observadores, establecimos un diálogo con el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico y dimos un renovado impulso a la Pymes de nuestras naciones.

Desde la creación de la AP, Perú y México hemos incrementado el diálogo bilateral en prácticamente todos los ámbitos, compartimos una misma visión de desarrollo y trabajamos para que nuestras políticas se traduzcan en una mayor prosperidad para nuestras sociedades.

Perú y México seguimos avanzando en el fortalecimiento de nuestros lazos de amistad y cooperación, en busca de mejores oportunidades para nuestros pueblos. Estoy seguro de que, durante el gobierno del Presidente Kuczynski, seguiremos avanzando en este noble propósito. Le deseo el mayor de los éxitos en su administración y le reitero la fraternidad de los mexicanos a todo el pueblo peruano.