Por Enrique Peña Nieto 

La carencia alimentaria severa es una situación que indica la falta de condiciones para una vida digna. En el marco del “Día del Niño”, reitero mi compromiso con la alimentación y la salud de la niñez mexicana.

Hoy firmamos el Memorando de Entendimiento con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO; con su cooperación internacional y bajo la dirección de José Graziano da Silva se nos tiende una mano para fortalecer los alcances de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Las acciones y políticas del Gobierno de la República están diseñadas para dar resultados, a fin de lograrlo somos flexibles para perfeccionarlas y estamos abiertos a la cooperación y evaluación internacional.

El combate a la pobreza y la erradicación del hambre son objetivos de esta Administración, en consecuencia una de las principales tareas que nos hemos propuesto es democratizar la productividad, ya que tener un México más productivo nos permitirá convertirnos en un México más Próspero y por ende, en un México más Incluyente.

Erradicar el hambre es un requisito indispensable para transformar a México. Todos juntos tenemos que asegurarnos de lograr un país sin hambre, más justo e igualitario.