Por Enrique Peña Nieto

El “Día del Trabajo” es una fecha de relevancia mundial; nos recuerda las luchas obreras por mejorar las condiciones laborales y, al mismo tiempo, nos permite valorar la importancia del trabajo, como factor de estabilidad social, crecimiento económico y desarrollo personal.

En esta importante conmemoración, reitero a los trabajadores de México el respaldo del Gobierno de la República para mejorar sus condiciones laborales; para generar opciones que eleven su ingreso; y, por supuesto, para que sus derechos laborales sean respetados.

Seguiremos creando las condiciones institucionales y económicas, que permitan a todos los mexicanos, el acceso efectivo a un trabajo digno y socialmente útil.

De hecho, de acuerdo a datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, en el primer trimestre de 2014 se registraron 256 mil 264 nuevos trabajadores. Esta cifra es 17% superior a la del mismo periodo de 2013 y nos indica que el país está creciendo, que se están generando empleos y que éstos, se encuentran en el mercado formal.

Así, como hace un siglo los trabajadores de entonces hicieron la Revolución para mejorar sus condiciones laborales; hoy, los trabajadores del presente son parte fundamental de este proceso de transformación nacional.

Juntos, trabajadores, sindicatos, empresarios y autoridades, tenemos la responsabilidad de crear los empleos formales y productivos, que requieren el desarrollo del país y merecen las familias mexicanas.

Como Presidente de México, soy el primero en reconocer, el empeño permanente de los trabajadores por sacar adelante a su familia y por contribuir, a la construcción de un mejor país. ¡Muchas felicidades a los trabajadores de México!