Por Enrique Peña Nieto

A lo largo de su historia, México se ha distinguido en el mundo por ser un país solidario, noble y generoso. Somos una Nación fraterna, que abandera y defiende las mejores causas de la humanidad.

Con esta visión, hemos proyectado a México en el mundo y, al mismo tiempo, hemos logrado que el mundo quiera estar en México. Por ello, nuestro país siempre ha recibido con los brazos abiertos a los visitantes extranjeros; y especialmente, a quienes han decidido hacer de México su nuevo hogar.

Hoy, en una emotiva ceremonia en la Residencia oficial de Los Pinos, entregué cartas de naturalización  a mujeres y hombres que han decidido formar parte de un país con un presente renovado y en transformación. Como Presidente de México, les doy la más cordial bienvenida a su nueva patria.

De hecho, en la presente administración, 4 mil 502 mujeres y hombres de más de 90 nacionalidades, han obtenido su carta de naturalización. A cada uno de ellos, los hemos recibido con afecto y cordialidad. Les deseo el mayor de los éxitos, y sobre todo, plena felicidad en su nueva vida como mexicanos.