Por Enrique Peña Nieto

En el marco de la Visita de Estado del Presidente de la República Francesa, François Hollande, tuve el honor de asistir esta mañana a la clausura del Encuentro Económico Franco-Mexicano.

Además de reconocer que los pueblos de Francia y México tienen una larga y sólida amistad, fundada en la admiración y el afecto recíprocos; y de confirmar que Francia y México han iniciado una nueva y fructífera etapa de entendimiento y mayor cooperación, invité a empresarios franceses y de todo el mundo para que continúen confiando e invirtiendo en nuestro país.

México es una nación moderna, competitiva y en ascenso; por ello, somos un socio ideal para las empresas francesas en expansión. Además, ayer como hoy, estamos unidos por valores fundamentales y aspiraciones mutuas.

Deseo que la fraternidad, entre franceses y mexicanos, se siga reflejando en proyectos exitosos e iniciativas de vanguardia, que eleven la calidad de vida de ambas sociedades.