El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó la ceremonia de Toma de Compromiso del Consejo Directivo Nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana.

Desde 1929 la COPARMEX ha trabajado en favor de la economía nacional, impulsando la inversión y el empleo; procurando la estabilidad y la armonía en las relaciones entre empresarios y trabajadores. Con una labor constructiva, para hacer de las empresas, motores del crecimiento y de la generación de valor.

"En lo que va de mi administración, la COPARMEX y el Gobierno de la República hemos estado cerca y hemos trabajado juntos, para lograr cambios estructurales, que impacten positivamente en nuestra economía y en nuestros niveles de desarrollo".

El Primer Mandatario reconoció el liderazgo y los resultados alcanzados por Juan Pablo Castañón, durante su gestión al frente de esta organización nacional. Asimismo, reiteró sus mejores deseos de éxito, a Gustavo de Hoyos Walther, quien es el nuevo Presidente de la COPARMEX.

Trabajo conjunto

Empresarios y autoridades tienen amplias coincidencias y grandes espacios para trabajar juntos, por el bienestar del país. Tres de ellos son:

1. Elevar la productividad de la economía. Es decir, poder generar más valor, con los recursos disponibles. La productividad es una variable fundamental para impulsar el crecimiento, pero sobre todo, para elevar los ingresos y salarios reales.

La baja productividad es una barrera que ha frenado el desarrollo de las empresas, e incluso, la calidad de vida de las familias mexicanas. Esta situación, es la que el Gobierno de la República viene cambiando, a partir de las reformas, de nuevas políticas públicas y del desarrollo de infraestructura. Hoy las empresas cuentan con nuevos instrumentos para elevar su productividad y generar mayores ingresos.

Por un lado, tienen mayor acceso a insumos esenciales,como el financiamiento, la energía eléctrica, y los servicios de telecomunicaciones, a menores precios. Además, cuentan con nuevos esquemas que promueven la productividad laboral desde el Comité Nacional de Productividad, hasta nuevas opciones de empleo, como el trabajo a distancia o la contratación por horas.

2. Impulsar juntos, gobierno y empresarios, la transformación, la modernización y la responsabilidad social, al interior de cada una de sus empresas. 

A partir de una nueva cultura empresarial, cada negocio, cada fábrica y cada comercio, puede convertirse en una fuente de bienestar, para decenas de familias. Cada empresa puede ser un espacio de inclusión, oportunidad, crecimiento y realización personal para sus empleados y colaboradores.

3. Trabajar en favor del estado de derecho para combatir la corrupción y poder lograr un país más justo, igualitario y confiable; donde se haga valer la Ley; donde las empresas puedan crecer, en un ambiente de certidumbre jurídica. Porque la corrupción no es un elemento privativo del ámbito público, también está en el sector privado; y la mayoría de las veces, van de la mano.

"Celebro que las principales fuerzas políticas con presencia en el Congreso, ya han presentado sus iniciativas de leyes secundarias, para hacer operativo el Sistema Nacional Anticorrupción. Confío que, a partir de estas iniciativas, se concretará una legislación de vanguardia, para combatir la corrupción".

Hoy se ha concretado la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios. Se trata de una legislación que promoverá la responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas de los gobiernos locales.

Esta Ley forma parte de las 13 reformas estructurales, que se han promovido en esta administración.

"Reconozco a diputados y senadores, por su trabajo en la discusión y aprobación de este ordenamiento legal, que envía una señal muy clara de que México está comprometido con la solidez de las finanzas públicas y de nuestro sistema financiero.
Trabajemos juntos por un México más productivo y competitivo; por un país de Leyes; y por empresas dispuestas a transformarse y a transformar nuestra nación".