Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) registraron el primer hallazgo de agricultura incipiente para lo que hoy es el estado de Nuevo León,  practicada por cazadores-recolectores, como son semillas, olotes y hojas de maíz que se calcula que datan de los años 3500 a 3000 antes de Cristo.

En la entidad no se había identificado ningún sitio arqueológico con este tipo de evidencias. Después de dos temporadas en el paraje El Morro, Municipio de Aramberri, investigadores recuperaron aproximadamente un millar de olotes y fragmentos de los mismos.

El hallazgo tienen una gran relevancia porque indica que ya había agricultura en el periodo Arcaico, descubrimiento que llevará a reevaluar las categorías para designar a los grupos indígenas del sur del estado.

Fuente: INAH