Una estela grabada con la efigie de un jugador de pelota, con una posible antigüedad de mil años, fue descubierta por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH en el sitio prehispánico de Piedra Labrada, en el municipio de Ometepec, Guerrero.

La estela formaba parte de los cinco espacios registrados en el área, dedicados a la práctica de este antiguo ritual, y que son de los más grandes hasta ahora localizados en la región de la Costa Chica.

La estela es labrada en granito, con dimensiones de 1.65 metros de largo y 50 centímetros de ancho; se estima que podría pertenecer al período Epiclásico, alrededor de 600 d.C..

Este trabajo resulta de gran importancia, porque sería uno de los primeros estudios realizados en la Costa Chica, cuya mayoría de sitios precolombinos están intactos; y así poder rescatar y garantizar la preservación de esta ciudad prehispánica.

 


 

Fuente: INAH