Fuente: SCT

El tramo Salamanca-Irapuato, de la autopista Salamanca-León entró en operación con lo cual se integrará un eje carretero de altas especificaciones, desde el Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, hasta Aguascalientes y el norte del país, con lo cual se replantean las opciones de comunicación en una de las regiones más activas y dinámicas del país.

Asimismo, fortalecerá el intercambio económico y comercial entre la región centro–occidente, con el centro y norte; además de que integrará a los corredores carreteros de Querétaro–Ciudad Juárez y México–Nuevo Laredo, con ramal a Piedras Negras, así como el desarrollo turístico en el estado de Guanajuato y la zona del Bajío.

El tramo Salamanca-Irapuato tuvo una inversión total de mil 291 millones de pesos, cuenta con una longitud de 29 kilómetros y consta de dos cuerpos separados en los que se alojan dos carriles de circulación por sentido. Con esta vialidad se favorece a los usuarios, al brindarles una alternativa de traslado segura y en la que se podrán alcanzar velocidades promedio de 110 km/hr.

Esta nueva infraestructura impacta de manera positiva y directa a más de dos millones 300 mil habitantes gracias a la reducción de tiempos de recorrido, accidentes y costos de traslado de mercancías.