Por: Enrique Peña Nieto

México ha comenzado a derribar las barreras que impedían el pleno desarrollo de su gente.

Desde el establecimiento de relaciones diplomáticas con Kuwait, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, México ha estado trabajando para establecer asociaciones mutuamente beneficiosas y fuertes lazos con estos países. Creemos que ha llegado el momento de avanzar y fortalecer aún más nuestras relaciones económicas y comerciales.

Durante los últimos tres años, México ha comenzado a derribar las barreras que impedían el pleno desarrollo de su gente, a través de un conjunto de 13 reformas estructurales. Gracias a estos cambios, México ofrece atractivas oportunidades de inversión en energía y otros sectores clave, y tiene la capacidad de ser un nodo de comercio mundial.

En cuanto a la energía va, México está cambiando sus paradigmas. Por primera vez en décadas, gracias a la Reforma Energética, 30 empresas de siete países se están uniendo a la industria energética. Además, se añadirán 30 nuevos gasoductos para el Sistema Nacional de Gasoductos en 2019 y más de 235 mil kilómetros cuadrados de áreas de exploración y explotación serán licitados en 2019. Debido a que los mexicanos saben de los beneficios de las energías renovables, mi país también aprobó la  Ley de Transición Energética que requiere que los proveedores y usuarios de la electricidad utilicen energía limpia.

En términos de intercambio, en los últimos 30 años, México se ha transformado para convertirse en una de las economías más abiertas del mundo. Nuestra actual red de acuerdos de libre comercio (TLC) nos proporciona un acceso preferencial a 52 países, con 1.3 millones de consumidores potenciales.

Estas ventajas comerciales, entre muchas otras ventajas competitivas, han convertido al país en un destino atractivo para la inversión extranjera directa (IED). Sólo en los últimos tres años, México ha recibido la cantidad histórica de más de $90 mil millones de dólares en inversión extranjera directa, una clara señal de la confianza del mundo en el país.

Por esa razón, uno de los principales objetivos de mis visitas de Estado a la Península Arábiga es fortalecer el marco jurídico bilateral con cada país, para que podamos seguir llevando adelante nuestros intercambios comerciales y de inversión en una plataforma jurídica sólida y confiable. Creo que la adopción de acuerdos recíprocos de protección de inversiones y promoción, de esta semana, será crucial para establecer la ruta para una colaboración más estrecha entre nuestras naciones.

Este viaje representa un hito para nuestras relaciones bilaterales con cada uno de estos cuatro países y es una muestra del compromiso de mi gobierno de continuar fortaleciendo los lazos de México con los principales centros económicos mundiales. Esta amplia gama de acuerdos será, sin duda, la base de una asociación de larga duración.

Traducción no oficial. 

Cualquier cita deberá apegarse al documento original en inglés, disponible en: Gulf News Gulf News