Por Enrique Peña Nieto

Hoy, es un día de fiesta nacional. Tenemos una doble razón para celebrar: hoy, es el Día del Ejército Mexicano y se cumplen, además, 100 años de su servicio leal a la Patria.

Por eso, en este día tan especial, en Santa María Rayón, Estado de México, festejamos la permanente muestra de valentía, coraje y dignidad de los soldados de México.

Son 100 años de una institución surgida del pueblo, identificada con sus aspiraciones y dedicada a servirle. Son 100 años de una fuerza comprometida con las mejores causas y los más altos ideales de la sociedad.

Con la defensa permanente de nuestro territorio, los soldados de México han probado que son una fuerza para la libertad y la Independencia de nuestra Nación.

Con su lealtad institucional a toda prueba, han demostrado que son una fuerza para la estabilidad y el desarrollo democrático del país. Con sus labores de auxilio a la población, han acreditado que son una fuerza para la unidad y la convivencia armónica de los mexicanos.

Con su disciplina y compromiso, han mostrado que son una fuerza para la paz y la tranquilidad de las familias mexicanas.

Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de México, este día instruyo a los soldados de México a trabajar unidos para mantener en alto el honor, el prestigio y la grandeza de nuestros institutos militares.

La mejor manera de celebrar este simbólico aniversario, es escribiendo nuevas páginas de gloria y heroísmo, en la defensa de nuestra Constitución, de nuestras instituciones y de la República.