En respuesta a la alta demanda de berries (fresa, frambuesa, zarzamora y arándano) en diferentes países del mundo, productores y agroindustriales de clase mundial desarrollarán proyectos de expansión de cultivos en entidades del país con características climáticas óptimas, calidad de suelo y oportunidad de los periodos estacionales.

Entre los planes a desarrollar destaca la adaptación de tierras, mejoramiento de semillas y la disponibilidad de infraestructura –riego tecnificado, invernaderos, centros de acopio y redes de frío- para la ampliación de cultivos a regiones de Morelia y PátzcuaroMichoacánValle de San Quintín, en Baja California, y zonas de Nayarit y Puebla.

Actualmente se cultivan cinco mil hectáreas de berries en Michoacán, Jalisco, Baja California y Colima, con un valor de producción de 550 millones de dólares al año.

En una primera etapa se tiene planeado incrementar en dos mil hectáreas la superficie de cultivo de frutillas en zonas probadas de Michoacán, Jalisco y Baja California, lo que significa la generación de 15 mil empleos.

La industria de los berries genera a nivel nacional entre 80 mil a 100 mil empleos directos e indirectos, la gran mayoría de los cuales está en Jalisco y Michoacán, con su consecuente derrama económica.

Fuente: SAGARPA