Por Enrique Peña Nieto

La protección de la salud es la primera y la más importante condición para el bienestar de las personas y el desarrollo de nuestra sociedad. Es la base para alcanzar un México más incluyente y más próspero.

Con esta firme convicción, hoy encabecé la celebración del Día Mundial de la Salud; jornada que, en esta ocasión, busca crear conciencia ciudadana, sobre la importancia de prevenir enfermedades transmitidas por picadura de insectos, como el dengue o el paludismo.

En esta fecha tan significativa, además, entregué reconocimientos a mujeres y hombres que hoy han sido galardonados por su desempeño profesional y su brillante trayectoria.  Con médicos, enfermeras y expertos comprometidos, el país hace frente a los retos en materia de salud.

Felicito nuevamente a la doctora Raquel Gerson, por recibir la Condecoración “Eduardo Liceaga”, una de las más altas distinciones en Medicina. Enhorabuena también por los profesionales de la salud que ganaron el Premio al Mérito, por su entrega y vocación de servicio.

En este marco del Día Mundial de la Salud, inauguré la nueva sede del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, el INDRE; un organismo estratégico, para la prevención y control de diversas afecciones, que podrían tener graves impactos en la salud de nuestra población.

Juntos, vamos a mover a México, hacia mejores condiciones de salud para todos sus habitantes.