La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 20 de febrero como el Día Mundial de la Justicia Social, con el objetivo de promover actividades concretas para erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

En una sociedad con justicia social, los derechos humanos son respetados y todos sus integrantes cuentan con oportunidades de desarrollo. Dentro de los cinco ejes planteados por el Presidente Enrique Peña Nieto para llevar a México hacía su máximo potencial se estableció la meta de lograr un México Incluyente.

Un México Incluyente propone enfocar la acción del Estado en garantizar el ejercicio de los derechos sociales y cerrar las brechas de desigualdad social que aún nos dividen. El objetivo es que el país se integre por una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad sustantiva.

Esto implica hacer efectivo el ejercicio de los derechos sociales de todos los mexicanos, a través del acceso a servicios básicos, agua potable, drenaje, saneamiento, electricidad, seguridad social, educación, alimentación y vivienda digna, como base de un capital humano que les permita desarrollarse plenamente como individuos.

Con ese propósito el Gobierno de la República ha puesto en marcha un conjunto de programas sociales de nueva generación como son: la Cruzada Nacional contra el Hambre, el Programa de Pensión para Adultos Mayores y el Seguro de Vida para Mujeres Jefas de Familia, programas que se suman a otros ya existentes como Oportunidades y el Seguro Popular.

Estamos frente a un tema que debe ser la razón ética de todo gobierno: asegurar un México Incluyente, un país de oportunidades en el que todos puedan escribir su propia historia de éxito".- Presidente Enrique Peña Nieto.