La capa de ozono es una capa frágil de gas que protege a la Tierra de la parte nociva de los rayos solares, y por consiguiente, ayuda a preservar la vida en el planeta. La confirmación científica de su agotamiento impulsó a la comunidad internacional a establecer un mecanismo de cooperación para tomar medidas para proteger la capa de ozono.

Un número de productos químicos de uso común han resultado ser extremadamente dañinos, por ello se creó el Protocolo de Montreal, con la intención de tomar medidas para controlar la producción total mundial y el consumo de sustancias que la agotan, con el objetivo final de eliminarlas.

El 16 de Septiembre es el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, el tema de la celebración de este año es "Protección de la capa de ozono: la misión sigue en pie". El Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que la agotan ha logrado cumplir algunos de sus objetivos. Gracias a sus actividades, está disminuyendo la abundancia de sustancias que agotan el ozono en la atmósfera y se prevé que la capa de ozono se recupere hacia mediados de este siglo. Sin embargo, siguen existiendo retos para la eliminación de esas sustancias.