La democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada de los pueblos de determinar su propio sistema político, económico, social y cultural, y en su participación plena en todos los aspectos de su vida. La democracia es tanto un proceso como una meta.

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 15 de septiembre como el Día Internacional de la Democracia; el tema de este año se centra en los retos y oportunidades que conlleva una mayor implicación de los jóvenes en los procesos democráticos.

Las personas con edades comprendidas entre los 15 y los 25 años constituyen un quinto de la población mundial. Un estudio tras otro pone de manifiesto la falta de confianza de los jóvenes en la política y la disminución de su participación en elecciones, partidos políticos y organizaciones sociales tradicionales en todo el mundo.

Los valores de libertad y respeto por los derechos humanos y el principio de celebrar elecciones periódicas y genuinas mediante el sufragio universal son elementos esenciales de la democracia. A su vez, la democracia proporciona el medio natural para la protección y la realización efectiva de los derechos humanos.