En 1917, por decreto presidencial, se estableció el 15 de mayo como el Día del Maestro, conmemorándose por primera vez en México en 1918.

En esta fecha los mexicanos recordamos lo más importante de la misión del magisterio, reconocemos su entrega, su profesionalismo, su enorme compromiso social y su poder transformador.

Los maestros de México transmiten a sus alumnos, conocimientos, capacidades y valores necesarios para conquistar metas personales, en favor de ir modelando la sociedad que queremos tener como mexicanos.

Las maestras y maestros de México tienen como compromiso impulsar una educación de calidad, para asegurar que las futuras generaciones tengan las herramientas necesarias para realmente hacerle frente a los grandes retos y desafíos que en su vida personal, y que como sociedad, estaremos enfrentando.