El Día de la Armada de México es oportunidad para reconocer la ejemplar labor de nuestros marinos en la preservación de la seguridad interior y su entrega sin reservas en el auxilio de la población civil en casos de desastre.

Gracias a la seguridad que brindan a quienes navegan en aguas nacionales, hoy, el mar es una vía confiable de comunicación entre localidades costeras, así como entre México y el mundo.

Esta fecha recordamos con orgullo la Gesta Heroica de un campechano excepcional, el Capitán de Fragata Pedro Sainz de Baranda, así como a los integrantes de su escuadra naval. Estos combatientes expulsaron del país a las últimas tropas españolas, que todavía se negaban a reconocer la Independencia de México.

El 23 de noviembre de 1825, nuestra Marina se cubrió de gloria al lograr la rendición y desalojo de los soldados extranjeros que se habían refugiado en el Castillo de San de Ulúa, en Veracruz. Por esta razón, esa fecha emblemática quedó inscrita en la historia Patria como el día en que México consolidó para siempre su Independencia nacional.

La Armada de México es salvaguarda de nuestras instituciones, es garantía de nuestra libertad y democracia, y soporte de nuestra soberanía e independencia.