Las autoridades del Servicio de Administración Tributaria SAT de Mexicali, Baja California, llevaron a cabo la primera destrucción de este año de cigarro ilícito decomisado desde 2012 hasta la fecha.

Cerca de 7 millones y medio de cigarros fueron destruidos. Este esfuerzo está coordinado con la Secretaría de Defensa Nacional, la Comisión Federal para la protección contra Riesgos Sanitarios COFEPRIS y la Procuraduria General de la República, para evitar que la ilegalidad dañe a la sociedad y a las empresas que generan empleo y pagan impuestos conforme lo marca la ley en nuestro país.

La destrucción de cigarros ilegales elimina riesgos sanitarios para los fumadores, contribuye a combatir la informalidad en el mercado y fortalece el Estado de Derecho.

La coordinación de autoridades federales ha dado resultados tangibles, ya que en 2010 fueron asegurados 40 mil cigarros y al cierre de 2012, 150 millones, lo que representa un incremento de más de cuatro mil por ciento.

Fuente: SALUD