Para impulsar el desarrollo del campo y del país, la Secretaría de la Reforma Agraria se transformó en la nueva Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, o SEDATU

Con la reciente reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, esta renovada Secretaría tiene atribuciones con un enfoque integral:

  • Primera. Potenciar el desarrollo agrario en un clima de paz, certeza jurídica y armonía con el medio ambiente. Asumirá un papel más activo como mediador en la solución de conflictos agrarios; reforzará las acciones de regularización de la tenencia de la tierra; y promoverá la modernización de los registros públicos de propiedad.
  • Segunda. Promover el desarrollo habitacional y urbano del país. Con ese fin, la Secretaría deberá prever las reservas territoriales necesarias para vivienda y suelo urbano, considerando la disponibilidad de agua. En el siglo XXI, el desarrollo de las ciudades no será a costa de la propiedad social.
  • Tercera. Dar un renovado impulso a la planeación para el desarrollo regional. Como parte de ese esfuerzo, la SEDATU promoverá la construcción de obras de infraestructura y equipamiento, mediante la suma de recursos de los sectores público, social y privado.
  • Cuarta. Contribuir al crecimiento ordenado de los asentamientos urbanos y centros de población. Para ello, elaborará el Plan Nacional de Desarrollo Urbano, así como estudios en materia de crecimiento demográfico y su impacto territorial.

La Secretaría de la Reforma Agraria no desaparece, se fortalece; se mantiene vigente en el siglo XXI. Con la SEDATU, gana el campo, ganan los estados, ganan las regiones y gana México.