Con las Reformas alcanzadas en 2013, el país ha renovado su proyecto de Nación. En nuestra Constitución, hoy tenemos nuevos derechos:

  • La Reforma Educativa establece el derecho de los niños y jóvenes a una educación de calidad; al tiempo que otorga a los docentes el derecho a capacitarse y actualizarse, antes de ser evaluados.
  • Con la Reforma en materia de Telecomunicaciones, se amplía la libertad de expresión, así como los derechos a la información y de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación, incluyendo el derecho a la Banda ancha e Internet.
  • Por su parte, la Reforma Política-Electoral fomenta la equidad de género y contribuye a que las mujeres ejerzan su derecho a ser electas, al establecer que el 50% de las candidaturas al Congreso sean para ellas.
  • La Reforma en materia de Transparencia fortalecerá el derecho de acceso a la información pública gubernamental, al garantizar la rendición de cuentas en los tres órdenes de gobierno.
  • A su vez, la Reforma que faculta al Congreso para expedir un Código Nacional de Procedimientos Penales, fortalece el derecho a una justicia pronta y expedita.
  • Con la Reforma Energética, se fortalecen los ingresos del Estado, contribuyendo a que éste pueda hacer efectivos los derechos fundamentales de los mexicanos.
  • Lo mismo ocurre con la Reforma Hacendaria, que además propone establecer el derecho a una Pensión Universal para mayores de 65 años y un Seguro de Desempleo para trabajadores formales.

El Gobierno de la República, congruente con el nuevo paradigma en materia de Derechos Humanos, trabaja para que esos derechos sean una realidad en la vida cotidiana de los mexicanos.