El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó la Firma de Convenios para la Ejecución de Acciones en Materia de Formalización del Empleo, que suscriben los gobiernos estatales, la Secretaría de Trabajo y el IMSS. 

Detalló las vertientes en las que el Gobierno de la República trabajará para impulsar el empleo formal.

"Si bien los logros alcanzados son importantes, no podemos bajar la guardia. Vamos a redoblar esfuerzos hacia delante".

México hoy tiene más fortalezas que lo consolidan como una economía atractiva para las inversiones generadoras de empleo.

Las cuatro vertientes para lograrlo son:

PRIMERA: Impulsar las Zonas Económicas Especiales, cuyo decreto de ley será promulgado en los próximos días. Estas Zonas Económicas se localizarán principalmente en los estados con mayor tasa de informalidad y donde además, este indicador ha venido creciendo.

SEGUNDA: El Programa de Reactivación Económica y Desarrollo Productivo de los Estados de Campeche y Tabasco, anunciado hace unas semanas,  que hace frente a las afectaciones por la baja en los precios de la industria petrolera, incluyendo la pérdida de empleos formales.

TERCERA: El diseño de nuevos esquemas, para la formalización de los jornaleros agrícolas.

CUARTA:  Los Convenios para la Ejecución de Acciones en Materia de Formalización del Empleo, que suscriben los gobiernos estatales, la Secretaría de Trabajo y el IMSS. Estos instrumentos se basan en la experiencia de los convenios de 2013. Al igual que en aquella ocasión, se establecen metas de reducción de la informalidad por entidad federativa.

El compromiso se define conforme a su capacidad de generación de empleos formales y a sus niveles de informalidad.

Además, para cada estado, se ha realizado un diagnóstico específico, con las principales áreas de oportunidad para reducir su informalidad.

"A nivel nacional, el objetivo es reducir, por lo menos, en un punto porcentual la Tasa de Informalidad Laboral, este año y los subsecuentes. Con ello, buscamos que más trabajadores encuentren en su empleo, una vía para asegurar condiciones de mayor bienestar y tranquilidad para sus familias".

La Secretaría de Economía publicó este día un dato muy ilustrativo:

Durante el primer trimestre de 2016, la Inversión Extranjera Directa fue de 7 mil 896 MDD; nuevamente, es una cifra histórica para un primer trimestre, desde que se tiene registro, hace 17 años.

En lo que va de la actual administración, se ha acumulado casi 110 mil MDD de IED, cifra cercana al 70% de la meta fijada  para todo el sexenio (157.6 mil MDD).

"Estas cifras confirman que, en una economía mundial incierta y volátil, los inversionistas continúan eligiendo a México, como un destino seguro e idóneo para seguir creciendo.

 Con políticas públicas innovadoras y la suma de esfuerzos entre trabajadores, empresarios y autoridades, contribuimos a que esas inversiones se traduzcan en empleos de calidad para los mexicanos".