PRIMERA. Se fortalecerá el crédito para la vivienda. El INFONAVIT, el FOVISSSTE, el FONHAPO, la Sociedad Hipotecaria Federal y la Comisión Nacional de Vivienda, incrementarán el financiamiento en el país. Este año, la inversión destinada a créditos hipotecarios individuales aumentará de 255 mil a 301 mil millones de pesos; monto 18% superior al de 2013.

SEGUNDA. Habrá mayores subsidios para vivienda. El monto para subsidios crecerá 50%, al pasar de 8 mil a 12 mil millones de pesos. Además, el Presidente Enrique Peña Nieto instruyó a la SEDATU, a realizar las acciones necesarias, para ampliar el universo de beneficiarios y que puedan recibir este subsidio quienes ganan menos de 5 salarios mínimos.

TERCERA. Se crearán nuevos programas e instrumentos de financiamiento hipotecario.

  • Habrá créditos para trabajadores estatales y municipales; se impulsarán los co-financiamientos INFONAVIT-FOVISSTE, para la adquisición de vivienda de interés medio y residencial.
  • Se facilitará el acceso a una segunda hipoteca.
  • Habrá financiamiento y subsidio para vivienda en renta.
  • Se otorgarán préstamos para remodelación y ampliación de espacios habitacionales, sustituyendo la garantía de la Subcuenta de Vivienda, con una garantía a cargo de la Comisión Nacional de Vivienda.
  • Igualmente, se apoyará a Desarrollos Habitacionales Certificados, entre otras acciones.

CUARTA. Transformación institucional del sector, a fin de asegurar la eficacia de la nueva Política Nacional de Vivienda. La SEDATU ha asumido la función rectora y reguladora de esta importante actividad. Adicionalmente, se reestructuró la Comisión Nacional de Vivienda y la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, la CORETT, se convertirá en el Instituto Nacional del Suelo Sustentable.