México y China establecieron relaciones diplomáticas el 14 de febrero de 1972. Actualmente ambas naciones cuentan con una relación madura, caracterizada por el dinamismo del diálogo político y sólidas bases institucionales.

Los primeros contactos entre ambas culturas datan del siglo XVI durante el reinado Wan Li de la Dinastía Ming. Numerosos comerciantes chinos arribaron a México y a otros países latinoamericanos a través de la Ruta Marítima del Comercio Pacífico, también llamada la Ruta Marítima de la Seda.

A través de los llamados galeones de Manila se introdujeron a China maíz, cacahuate, papas, tabaco y jitomate. Mientras que, a México, los chinos introdujeron seda y porcelana. De manera documentada, se tiene registro que el 8 de octubre de 1565 arribó a Acapulco uno de los primeros galeones que llegaron a México.

Los contactos entre ambas naciones ya eran intensos desde aquella época. Actualmente desde el inicio del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto se ha impulsado una dinámica de acercamiento con la República Popular China.