PRIMERA: Es un Programa con visión nacional, que trasciende el ámbito de la Administración Pública Federal.

  • Este Programa involucra a los tres poderes y a los órganos autónomos, por eso se puede considerar una auténtica política de Estado.

SEGUNDA: Coloca a los Derechos Humanos en el centro de todas las acciones de gobierno.

  • Congruente con el mandato constitucional, los Derechos Humanos constituyen un eje transversal que abarca a todas las dependencias de la Administración Pública Federal. Con ello, se asegura que en sus programas y políticas públicas, exista una perspectiva de promoción y protección de los Derechos Fundamentales.

TERCERA: Promueve la articulación eficaz.

  • Los Derechos Humanos son una responsabilidad de Estado, compartida entre los Poderes, órdenes de gobierno y sociedad civil. Son una causa que nos debe unir como Nación para pasar de los esfuerzos aislados, a una coordinación eficaz.

CUARTA: Cuenta con mecanismos de información y evaluación independientes.

  • Se establecen indicadores para medir y evaluar el goce y ejercicio de los Derechos Humanos. Además prevé un mecanismo que integre información actualizada, accesible, oportuna, confiable y objetiva, que permita mejorar la toma de decisiones.
  • El Programa adopta la metodología de indicadores del Alto Comisionado de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos, para conocer avances y retos en esta materia.