Por Enrique Peña Nieto


Erradicar el hambre es apenas el primer paso para construir el México Incluyente que todos queremos. Esta tarde estuve en el municipio de Mártir de Cuilapan, Guerrero, para reafirmar mi compromiso ético con el bienestar y el progreso de todos los mexicanos.

Este municipio es importante para la política social del Gobierno de la República, porque es el primer ejemplo de lo que queremos hacer en todo el país con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, una estrategia que representa un cambio profundo en la política social:

Es una estrategia incluyente, porque se construye a partir de las demandas y necesidades comunitarias; corresponsable, porque integra el esfuerzo de los tres órdenes de gobierno, evita duplicidades y rinde mejores resultados a la sociedad, y focalizada, porque se asegura de que los beneficios lleguen a los mexicanos que más lo necesitan.

Superar la pobreza extrema y la carencia alimentaria severa, es una obligación moral y un compromiso ético de nuestra generación, que debemos asumir plenamente para mover y transformar a México.

Nuevamente agradezco al Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien me acompañó en la supervisión de los avances de la Cruzada en Guerrero. ¡Gracias y bienvenido!