Por Enrique Peña Nieto

La modernización integral del Corredor Vial del Norte que hoy inauguramos, demuestran la evolución que está viviendo la ciudad de Durango, para ser más dinámica, moderna y competitiva.

Con una inversión federal cercana a los 550 millones de pesos se construyeron los Puentes Gemelos y se reconstruyó el Puente Negro; igualmente, se ampliaron y modernizaron los boulevares Armando del Castillo Franco y Guadiana, así como 3.6 kilómetros de la Carretera Durango-Mazatlán. Esta obra es importante por varias razones:

  1. Beneficia a más de 580 mil habitantes.
  2. Agiliza el tránsito en esta zona norte de la capital.
  3. Brinda mayor seguridad a conductores y peatones que acuden a las escuelas, hospitales y parques cercanos.
  4. Disminuye en más de 15 minutos el tiempo de recorrido.
  5. Reduce el consumo de gasolina, lo que abarata el costo del transporte y disminuye la contaminación.

Al construir más y mejor infraestructura, acercamos el progreso y el bienestar a todas las familias duranguenses. En el Gobierno de la República, trabajamos con decisión para elevar la competitividad del país y mejorar la calidad de vida de los mexicanos.