Por Enrique Peña Nieto

Hoy, en la Residencia Oficial de Los Pinos, tuve el gusto de recibir, a su paso por México, el trofeo original de la Copa Mundial de la FIFA, a unos meses de que se celebre la gran fiesta deportiva.

Esta pieza emblemática, ha inspirado a miles de jugadores de todo el planeta, a dar su máximo esfuerzo, por su equipo y su país. Conquistar este trofeo y pasar a la historia es, sin duda, el mayor anhelo de jugadores, cuerpo técnico, directivos y aficionados del futbol profesional.

La Copa del Mundo será una extraordinaria ocasión para disfrutar  de la alegría, unión y fraternidad entre los cinco continentes. Será además, una gran oportunidad para que toda Latinoamérica se proyecte en el mundo, como una región dinámica y en ascenso.

Como mexicano y como Presidente de la República, estoy muy orgulloso de nuestra Selección Nacional y tengo la certeza de que representará con gran dignidad a México. Mi mayor reconocimiento a Miguel Herrera y a su cuerpo técnico;  “El Piojo” tiene la capacidad y la actitud necesarias para llevar a México a hacer un papel histórico en campeonatos mundiales.

Lo que todos los mexicanos queremos es que la Selección logre una hazaña deportiva, del tamaño de la pasión y el cariño que le tiene la gran afición nacional. Llegado el momento, es indispensable que todos respaldemos a nuestra selección. ¡Vamos México!

Como Presidente de México, sostuve la Copa del Mundo con un gran deseo: que regrese en manos de @miseleccionmx.

— Enrique Peña Nieto (@EPN) febrero 12, 2014