La Agencia Espacial Mexicana AEM y la NASA (National Aeronautics and Space) signaron un convenio de colaboración científica, mediante el cual se construyó en nuestro país la Plataforma Suborbital Mexicana de Usos Múltiples con el nombre de “Pixqui” (significa “Guardián”, en lengua náhuatl).

Se trata de una caja metálica equipada con una computadora central que permitirá probar de manera rápida y a bajo costo el funcionamiento de equipos y componentes espaciales en vuelos suborbitales.

Dichos vuelos registran en promedio 40 mil metros de altura sobre la superficie del planeta en condiciones de atmósfera, vacío y temperatura bastante próximas a las del espacio exterior.

El dispositivo, cercano a un satélite, que puede soportar aceleraciones de hasta 15 veces la gravedad de la superficie terrestre, fue desarrollado en el Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM.

El artefacto fue lanzado a través de un globo aerostático, con lo que se concreta el primer vuelo de certificación de la plataforma mexicana “Pixqui”, y en el que se probarán algunos prototipos para el telescopio espacial de rayos cósmicos (denominados “JEM-EUSO”) que se colocará en la Estación Espacial Internacional.

Fuente: SCT