Fuente: SHCP

Con el objetivo de implementar las reformas estructurales de una forma acelerada y eficaz se firmaron cuatro Fondos del sector energético; esto con el fin de administrar con eficiencia, eficacia y transparencia los recursos de la renta petrolera; promover el desarrollo de proveedores y contratistas nacionales de la industria energética; abastecer de energía eléctrica a las zonas más apartadas del país, e impulsar proyectos de producción de hidrocarburos, incluyendo a los pequeños ahorradores en las oportunidades de inversión que brinde la reforma energética.

  • Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo
    Será el encargado de recibir, administrar y distribuir todos los ingresos, con excepción de los impuestos, que el Estado mexicano obtenga por la exploración y extracción de petróleo y gas natural. La distribución de los recursos que realice el Fondo permitirá aprovechar los ingresos petroleros en beneficio de todos los mexicanos y de las generaciones futuras.
  • Fideicomiso Público para Promover el Desarrollo de Proveedores y Contratistas
    Consiste en la transformación del “Fideicomiso Pemex” en el “Fideicomiso Energético”. Tiene como objetivo promover, mediante apoyos financieros y asistencia técnica, el desarrollo de proveedores y contratistas locales y nacionales a través de esquemas de financiamiento y programas de apoyo para capacitación, investigación y certificación, con el fin de cerrar las brechas de capacidad técnica y de calidad, dando especial atención a pequeñas y medianas empresas.
  • Fondo de Servicio Universal Eléctrico
    Tiene como objetivo financiar la electrificación de comunidades rurales y zonas marginadas. Entre otros ingresos, el Fondo se integrará por los excedentes que resulten de la gestión óptima de la energía en el mercado eléctrico, garantizando así la existencia de recursos para financiar los proyectos de electrificación en las comunidades que más lo necesitan.
  • Vehículo Financiero Especializado del Estado Mexicano SENER-NAFIN
    Funge como un vehículo financiero especializado que permitirá la participación del Estado Mexicano para impulsar proyectos del sector energético. Se estima que estos recursos iniciales pueden potenciarse hasta 20 veces (2,000 millones de dólares). La Secretaría de Energía y NAFIN coordinarán sus acciones para seleccionar los proyectos a impulsar por parte del Estado Mexicano.

Con el establecimiento de estos fondos se avanza en la implementación de las reformas estructurales y el compromiso del Gobierno de la República de que sus resultados se sientan en los bolsillos de todos los mexicanos.