Durante la Segunda Guerra Mundial el General Manuel Ávila Camacho, Presidente de México, señaló que existía el compromiso moral de enviar tropas mexicanas al Pacífico.

La Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana, quedó bajo el mando del Coronel Piloto Aviador Antonio Cárdenas Rodríguez y el Escuadrón 201.

El día 29 de diciembre de 1944, el Senado autorizó al Presidente de la República el envío de tropas a ultramar, decidiendo el gobierno de México que sus fuerzas participaran en la liberación de las Filipinas, debido a los lazos históricos y culturales existentes entre ambas naciones.

Después de combatir valerosamente, la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana Escuadrón 201 fue trasladada en reserva a Okinawa entrando victorioso a la capital de la República Mexicana el día 18 de noviembre de 1945.

Durante la bienvenida de esta unidad aérea, el Presidente de la República Manuel Ávila Camacho dio cuenta de los hombres caídos en combate, quienes con honor pasaron a la "veneración eterna y al recuerdo de nuestro pueblo":

• Capitán 2/o. Piloto Aviador Pablo Rivas Martínez.
• Teniente Piloto Aviador Héctor Espinosa Galván.
• Teniente Piloto Aviador José Espinosa Fuentes.
• Subteniente Piloto Aviador Mario López Portillo.
• Subteniente Piloto Aviador Fausto Vega Santander.

Fuente: SEDENA