La Reforma Energética servirá para proyectar una industria turística más dinámica y más sustentable:

  • Reducirá los costos de electricidad. Esto representará un gran beneficio para las familias mexicanas, pero también para los destinos turísticos. Con la Reforma Energética, los empresarios del turismo, como todos los del país, contarán con insumos esenciales, como gas y electricidad, en mayor cantidad y a mejores precios.
  • La reforma contribuirá a posicionar a México como un país comprometido con el ambiente, toda vez que fomenta la generación de electricidad a partir de fuentes más limpias de energía.
  • Esto también se verá reflejado en los propios destinos turísticos, como Manzanillo en Colima o Mazatlán en Sinaloa, que verán incrementado su atractivo a partir del uso de un combustible más limpio para la generación de energía.
  • La aprobación de esta reforma transformadora enviará al mundo, una señal inequívoca de la modernidad y apertura de México en la economía del siglo XXI.
  • Esta proyección internacional incrementará el flujo de turistas y de inversiones, tanto nacionales como extranjeras, potenciando con ello, nuestra vocación turística nacional.

Así como la Reforma Energética generará beneficios concretos para el turismo, también los traerá a prácticamente todas las actividades productivas del país.