Por Enrique Peña Nieto

La Reserva de la Biósfera “El Pinacate y Gran Desierto de Altar” es un sitio de belleza excepcional y único en su tipo, al ser uno de los desiertos con una de las mayores variedades de flora y fauna en el mundo.

De hecho, recientemente fue incorporado como Bien del Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO, con lo que México es, actualmente, el país con mayor número en América Latina, al contar con 5 sitios naturales en esta categoría.

Desde aquí, en Sonora, hoy conmemoramos el Día Internacional de la Madre Tierra, una fecha que nos invita a reflexionar sobre el compromiso que todos tenemos con la preservación de nuestro mundo y la responsabilidad con las futuras generaciones que habrán de vivir en él.

Por ello, pusimos en operación 6 Centros Regionales de Manejo de Fuego, que cubren la totalidad del territorio nacional y nos permitirán actuar de manera más oportuna y coordinada.

Además, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) entregó 150 mil hectáreas a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, para su correcto manejo y protección.

Lamentablemente, una de las principales causas de la pérdida de nuestros ecosistemas son los incendios forestales, de los cuales más del 90% son causados por el hombre.

En el Gobierno de la República, somos conscientes del compromiso que tenemos con el medio ambiente y asumimos la responsabilidad que nos corresponde, pero todos podemos ayudar a preservar nuestro patrimonio natural, actuando con prudencia y cuidado al hacer uso del fuego.