La compra de árboles de Navidad procedentes de cultivos mexicanos contribuye a la reactivación de la economía en zonas rurales de donde se establecen, crea empleos, beneficia el medio ambiente y permite la conservación de los bosques naturales.

Con apoyos económicos de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) se han apoyado 17 mil 393 hectáreas de especies nativas de México para comercializarse en época decembrina.

Por otra parte su cultivo desalienta la extracción clandestina de árboles pequeños en los bosques naturales lo que permite una mayor conservación.

Otros beneficios derivados de este tipo de plantaciones son los servicios ambientales como la recarga de los mantos acuíferos, protección de los suelos y la captura de carbono.

Además, una vez que se ha utilizado el árbol de Navidad pueden ser transformados en abono orgánico y reincorporado al suelo siempre y cuando los sistemas de recolección en las ciudades los canalicen a estos sistemas de conversión.

Cabe señalar que con los apoyos asignados por la CONAFOR se han plantado árboles en 18 entidades de la República Mexicana. Con el establecimiento de esta cifra, se estima una disponibilidad actual del orden de 3 millones de árboles de Navidad, de diferentes especies y tamaños.

Fuente: CONAFOR