Fuente: SALUD

La obesidad se define como una acumulación excesiva de grasa corporal que puede ser perjudicial para la salud. La causa fundamental de esta condición es un desequilibrio energético, es decir entre el consumo y gasto de energía (lo que comemos y gastamos).

Se debe básicamente a:

  • Un aumento en la ingesta de alimentos con alto contenido de azúcares, grasas y sal y bajos en vitaminas, minerales y otros micronutrimentos.
  • Sedentarismo (no realizar actividad física diaria)

La obesidad es un problema de salud pública debido a que se ha asociado con el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles que son diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular y cáncer.

Para prevenir la obesidad es necesario:

  • Limitar el consumo de bebidas y alimentos altos en azúcares y alimentos ricos en grasa
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras, cereales integrales y legumbres (habas y frijoles)
  • Consumir alimentos bajos en grasa y azúcares
  • Consumir carnes magras (sin piel y grasa)
  • Realizar al menos 30 minutos de actividad física diaria