El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, recibió a Su Santidad Francisco en el Palacio Nacional, en nombre de los mexicanos le dio la bienvenida a México.

"Reconocemos al Papa reformador que está llevando a la Iglesia Católica, al encuentro con la gente. Como Jefe de Estado, hoy en Palacio Nacional, el Gobierno de México reconoce con honores su investidura". 

Destacó que se trata de la primera vez que el Sumo Pontífice es recibido en el Palacio Nacional. Agregó que la visita del Papa Francisco trasciende el encuentro entre dos Estados; se trata del encuentro de un pueblo con su fe.

Desde la madrugada, en la Plaza de la Constitución, se reunieron miles de personas, familias enteras, que llegaron a expresarle su cariño y afecto.

Tiempo de retos

El Primer Mandatario enfatizó que el Pontificado del Papa Francisco ha llegado en un momento importante y complejo para el mundo. 
"Es un tiempo de grandes retos. La humanidad experimenta múltiples y acelerados cambios: cambios que abren oportunidades, pero también, cambios que provocan dudas e incertidumbre. 

Estamos en una era, en que se podría alimentar a toda la población mundial y sin embargo, millones de personas aún padecen y mueren de hambre. 
Los avances en la ciencia y la medicina, hoy nos permiten curar más enfermedades y vivir más tiempo; pero los adelantos científicos también son utilizados para hacer la guerra y causar daño". 
Por eso, dijo el Mandatario mexicano: tenemos que renovar la esperanza en el futuro. La esperanza es camino y es luz. Todos estamos llamados a edificar un mundo mejor, trabajando en unión y en sintonía, porque la solidaridad es un modo de hacer la Historia.

Y agregó que a los gobiernos les corresponde crear las condiciones para asegurar un piso básico de bienestar a nuestras sociedades, garantizando oportunidades de desarrollo para todos. 
"Por su parte, a los ciudadanos les corresponde practicar y transmitir los valores que nos permiten convivir y avanzar en sociedad. El respeto, la tolerancia y el entendimiento son cualidades que, independientemente de la creencia de cada quien, nos hacen mejores personas. 
Como lo ha manifestado Su Santidad “la palabra clave, es diálogo: diálogo entre dirigentes, diálogo con el pueblo y diálogo entre todo el pueblo”.
En el mensaje, el Presidente Peña Nieto, dijo a Su Santidad que millones de mexicanos están listos para recibir sus palabras de paz, caridad y esperanza, especialmente en este año, que la Iglesia Católica celebra el Jubileo de la Misericordia. 

"En las calles, en los estadios y plazas que visitará, se encontrará con un pueblo generoso y hospitalario; con un pueblo orgullosamente guadalupano.  Éste es el México que lo recibe con el corazón y los brazos abiertos. Somos una comunidad que valora la familia; una sociedad solidaria; y una Nación forjada en la cultura del esfuerzo. Su Santidad: sea bienvenido a esta tierra. México lo abraza con cariño".