Banco Chinchorro es un falso atolón situado en las costas de Quintana Roo que ha sido una trampa para las embarcaciones desde hace más de 400 años. Esta barrera arrecifal ha sido explorada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

Restos de navíos y sus cargamentos se esparcen en su área, que es además reserva de la biosfera y aspira a convertirse en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Se tiene registro de 69 sitios culturales que yacen bajo las aguas caribeñas y son hogar de corales, esponjas, caracoles rosados, langostas, medusas, anémonas, erizos, rayas y otra fauna marina.

En la zona llamada “40 Cañones” se hallan 36 piezas de artillería, cargamento que al parecer provenía de una fragata que varó en este lugar en la segunda mitad del siglo XVIII.

Bajo las aguas de Banco Chinchorro yacen también naufragios de lo que se tiene referencia por fuentes históricas, pero que siguen sin ser identificados por los arqueólogos subacuáticos; uno de ellos es “Tetis”, una fragata española del siglo XVIII. O bien, sitios a los que únicamente saben llegar los pescadores de Mahahual y Xcalak.

Chinchorro forma parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano, la barrera de arrecifes más grande de México que corre paralelo al litoral caribeño de nuestro país, Belice, Guatemala y Honduras.