Por Enrique Peña Nieto

La economía debe crecer, transformarse y democratizar sus beneficios. Por ello, en el Gobierno de la República trabajamos para hacer de la banca mexicana una herramienta útil que impulse el desarrollo nacional. Estamos decididos a convertir el crédito responsable, en un motor del progreso y bienestar de los mexicanos

Precisamente, desde la Residencia Oficial de Los Pinos, hoy anuncié que el financiamiento directo e inducido por la Banca de Desarrollo, en 2013, será de un BILLÓN de pesos. Es decir, 10 por ciento más en términos reales que el año pasado, en favor de los sectores productivos con mayor impacto en la economía.

Además, en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 quedó plasmada la decisión de trasformar las instituciones financieras del Estado mexicano, en una palanca real de crecimiento económico y en una fuente eficaz de productividad.

Con la Reforma Financiera, por ejemplo, la Banca de Desarrollo promoverá el ahorro y la inclusión financiera de los mexicanos que menos tienen; fomentará la innovación y el desarrollo tecnológicos, e incorporará la perspectiva de género.

Con prudencia y decisión, vamos a usar el poder transformador del crédito, en beneficio del desarrollo nacional. Con más y mejor financiamiento, vamos a mover y transformar a México.