A través de cinco estrategias, México avanza en la dirección correcta, para lograr el acceso generalizado de sus habitantes a los servicios de salud:

PRIMERA. Avanzar en la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal.

  • Al cierre del mes pasado, 55.6 millones de mexicanos sin seguridad social estaban afiliados al Seguro Popular, 2.7 millones más con respecto a diciembre de 2012.

SEGUNDA. Hacer de la prevención, un eje prioritario para mejorar la salud.

  • Se puso en marcha la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.
  • Fortaleció todos los programas destinados a la promoción de estilos de vida saludable, como PREVENIMSS y PREVENISSSTE; destaca la campaña Chécate, Mídete, Muévete.

TERCERA. Mejorar la atención de la salud, entre la población en situación de vulnerabilidad.

  • Con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, se ha mejorado la nutrición y las condiciones de salud de los mexicanos que menos tienen.
  • 733 Unidades Médicas Móviles, que atienden localidades aisladas en 345 municipios del país, donde viven 2 millones de mexicanos.
  • 13 Bancos de Leche Materna en 12 entidades federativas.

CUARTA. Asegurar el acceso efectivo a servicios de salud de calidad.

  • Protocolos e indicadores de actuación.
  • Acreditación de unidades médicas.
  • Capacitación de los profesionales de la salud.
  • Ampliación y modernización la infraestructura hospitalaria.: 325 obras nuevas, de ampliación o remodelación, y mil 363 más están en proceso de construcción.

QUINTA. Promover la cooperación internacional en salud.

  • Con las nuevas instalaciones del INDRE, México está en mejores condiciones de fortalecer la colaboración internacional en la vigilancia de enfermedades de interés para la salud pública mundial
  • En 2013, México cumplió los protocolos establecidos por el Reglamento Sanitario Internacional.