Antonio María de Bucareli fue Virrey de la Nueva España de 1771 a 1779; es calificado como uno de los mejores gobernantes que tuvo la Nueva España.

Previó que las reformas borbónicas llevarían al hartazgo a los novohispanos de tal forma que las aplicó de manera selectiva. Por todo el virreinato se supo la defensa que llevó a cabo Bucareli del viejo orden, por lo cual fue llamado “Padre del pueblo”.

Poco antes de morir, el virrey pidió ser sepultado a los pies de la Virgen de Guadalupe, en la Basílica donde se encuentra la imagen de la cual era fervoroso devoto. Murió en la Ciudad de México el 9 de abril de 1779. Una importante calle de la Ciudad de México lleva su apellido en su honor.

Fuente: Bicentenario.gob.mx