Por Enrique Peña Nieto

Un día como hoy, hace justamente 93 años, fue asesinado el entonces Presidente de la República Venustiano Carranza, un hombre de Estado, que defendió y fortaleció la vida institucional, republicana y democrática del país.

Fue él quien creó, el 19 de febrero de 1913, al Ejercito Constitucionalista como respuesta patriótica contra aquellos que habían traicionado a la República. Este instituto armado nació para restaurar el orden institucional y reivindicar la voluntad ciudadana, ante el cobarde asesinato del Presidente Francisco I. Madero.

En pleno siglo XXI, los ideales de justicia, libertad, igualdad y desarrollo que enarboló la Revolución Mexicana, aún siguen impulsando nuestra unidad y nuestra esperanza. Por esta razón, fue para mí un honor encabezar el concierto y cena de gala con motivo del Centenario de la Creación del Ejército Mexicano.

Como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, reconozco el desempeño siempre leal,  disciplinado y  patriótico de los soldados de México. Los felicito por su compromiso permanente con las mejores causas y los más altos ideales de nuestra sociedad.

En su honor, 2013 ha sido declarado como el “Año de la Lealtad Institucional y Centenario del Ejército Mexicano”, con lo que los mexicanos reconocemos su vocación de servicio a la Patria.

Reitero mi reconocimiento a nuestras Fuerzas Armadas, por su desempeño ejemplar, y su lealtad a toda prueba, en favor de México.