No fue sino hasta el 17 de octubre de 1953, cuando tuvo lugar la promulgación de la reforma constitucional que reconoció el derecho del voto para la mujer en México.

El derecho de las mujeres al voto y a ser electas, permitió a México dar pasos firmes en su tránsito hacia la democracia y la igualdad. Con este suceso inédito, la mitad de la población adquirió su auténtica ciudadanía.

El valor de su voto, también les ha permitido ir ganando espacios en la vida política. Gracias a la Reforma Político-Electoral, por primera vez en la historia del país, la mitad de las candidaturas a diputaciones fueron para mujeres. Con este cambio, hoy 42% de la Cámara de Diputados está integrada por legisladoras.

Una proporción muy similar de mujeres, se puede apreciar en la conformación de los congresos locales que se renovaron este año.